play_arrow

keyboard_arrow_right

skip_previous play_arrow skip_next
00:00 00:00
playlist_play chevron_left
volume_up
  • Portada
  • keyboard_arrow_right Cine
  • keyboard_arrow_right Portada
  • keyboard_arrow_right
  • keyboard_arrow_right ANNETTE. Carax firma una fulgurante oda al macho maltratador

Cine

ANNETTE. Carax firma una fulgurante oda al macho maltratador

María Guerra 7 julio, 2021 5


Fondo
share close

Lars Von Trier dijo aquí mismo en Cannes en 2011, que sentía pena por Hitler, tan solitario en su búnker. Leos Carax inaugura hoy el festival de Cannes con Annette con un lamento operístico por el trágico destino de los maltratadores del mundo que asesinan a sus mujeres. Adam Driver y Marion Cotillard protagonizan un bellísimo musical sobre la inevitabilidad de la violencia masculina, que suena a una provocación más por parte del gran provocador. Con el feminismo en alza, el cineasta francés lanza un capote al machismo asesino y reza una meliflua oración por las niñas que vendrán, según él, a un mundo mejor.

Annette es una pena argumental y un desperdicio artístico del grupo de rock operístico Sparks, que han compuesto la partitura. Su magistral puesta en escena no salva la simpleza que encierra su narración, en la que, como en tantas grandes óperas se recurre a la eterna pulsión animal y dominadora del varón como desencadenante del feminicidio.

Adam Driver despliega todos los recursos emocionales posibles de su inmenso cuerpo y rocoso rostro para transmitir la tragedia asesina que él mismo genera. Carax lanza a sus grandes interpretes a una aventura emocional, visual y musical muy rica, pero que indigna por conservadora y apolillada. Brillante en la forma, reaccionaria en el fondo. Muy francés.

También produce lastima el papel de víctima modosa que ha aceptado Cotillard, por mucho que su interpretación vocal de soprano sea notable. Hay que reconocer que la osadía y brillantez artística de Leos Carax es apabullante. El plano secuencia que abre la película es pura delicia. Y el recurso de poner en brazos de la pareja Driver/Cotillard a un muñeco bebé que se parece demasiado a Chucky, evoluciona hasta el abismo deseado, resulta descacharrante primero y sobrecogedor, después. Una vez más, Leos Carax, como lo fue Lars Von Trier, se yergue como artista de volúmenes descomunales sobre un frívolo y peligroso vacío. Annette merece premio de interpretación y puesta en escena. El contenido da pavor y rabia. A las mujeres.

Etiquetado como: .

Rate it