play_arrow

keyboard_arrow_right

skip_previous play_arrow skip_next
00:00 00:00
playlist_play chevron_left
volume_up
  • Portada
  • keyboard_arrow_right Cine
  • keyboard_arrow_right Festivales
  • keyboard_arrow_right
  • keyboard_arrow_right Esa extraña pareja de Tilda Swinton y Apichatpong Weerasethakul

Cine

Esa extraña pareja de Tilda Swinton y Apichatpong Weerasethakul

María Guerra 15 julio, 2021 5


Fondo
share close

Un ronquido desgarrador rompe el silencio de la proyección matutina en el pase de prensa de Memoria en Cannes. Ha podido ser un desliz, porque Memoria es una propuesta hipnótica que está abierta a ser vista en cualquier estado mental. Y no es broma. Una se puede dormir, soñar y despertarse en esta película sin perder el hilo. Es un tránsito hacia el interior humano, un puente mágico que solo druidas como el director de Uncle Boonmee… puede cruzar con éxito. Pero hay que querer cruzarlo.

También, solo una actriz tan carismática como Tilda Swinton puede darle la densidad que requiere una apuesta tan evanescente como la última película del tailandés Apichatpong Weerasethakul, que habla de las sensaciones de vidas pasadas que va encontrando la actriz escocesa en su vida en Colombia. Memoria empieza con un eterno plano fijo nocturno. Al rato, un fuerte impacto despierta a Swinton y la lanza a la búsqueda del origen de ese sonido que le ha soliviantado sensaciones inauditas que provienen del pasado remoto y reciente colombiano.

Memoria de Apichatpong Weerasethakul

¿Qué hace Tilda Swinton en Colombia a las órdenes de Apichatpong Weerasethakul? Dice el director que la película nace de las sensaciones que ha tenido a lo largo de su vida cuando ha viajado fugazmente por ciudades del mundo. Después tuvo la convicción de que Swinton sería la médium perfecta y ella fue la que completó el rompecabezas y la guió por el laberinto colombiano.

Conservatorios, excavaciones arqueológicas y finalmente la selva son los escenarios en los que Tilda Swinton, como si fuera una zahorí va acercándose a la memoria de otros. Apichatpong Weerasethakul retoma su mantra de las vidas pasadas, que en el escenario colombiano está lleno de osamentas con heridas rituales que se pueden referir a la violencia de culturas indígenas o reciente. No importa mucho, su mirada no es de turista, trasciende lo literal y se dirige a lo mítico. Potente y temeraria.

Etiquetado como: .

Rate it
Anterior entrada