play_arrow

keyboard_arrow_right

skip_previous play_arrow skip_next
00:00 00:00
playlist_play chevron_left
volume_up
  • Portada
  • keyboard_arrow_right Cine
  • keyboard_arrow_right Crítica
  • keyboard_arrow_right El poder del perro. Jane Campion conquista el western

Cine

El poder del perro. Jane Campion conquista el western

María Guerra 2 septiembre, 2021


Fondo
share close

La directora de El Piano (1993) lleva muchos años en la sombra fraguando este western monumental. El propio John Ford aprobaría la puesta en escena de El Poder del Perro y quizá, no tanto sus entrañas. Jane Campion abre en canal la masculinidad del vaquero rudo, lo vapulea sacándole, al estilo sureño y enfermizo de las obras de Tennesse Williams, sus contradicciones y pulsiones más dolorosas. Esta australiana de 67 años ha sacudido el arquetipo homófobo y misógino del cowboy glorificado, que el británico Beneditc Cumberbacht interpreta, de tal forma, que el personaje atraviesa diferentes niveles emocionales, que navegan entre la animalidad y la sensibilidad. extrema.

El Poder del Perro está basada en la novela homónima del americano Thomas Savage, ambientada en Montana en 1925, la misma época en la que la madre del novelista cayó en el alcoholismo al sentirse completamente fuera de lugar en el rancho de su segundo marido. Naturaleza agreste y brutalidad masculina son los protagonistas obvios, que comparten pantalla por volcanes interiores de ira, amor y sexualidad. Pero sin quedarse solo en el enfoque intimista. La ambición visual es inmensa y su impacto, también.

Campion se ha rodeado de mujeres cineastas de mucha experiencia para afrontar el western sin complejos, de hecho su mirada tan profunda que trasciende el género mismo. La directora de fotografía es la australiana Ari Wegner (Lady Matbeth, In Fabric, Stray) con quien se pasó un año entero localizando en la islas sureñas de Nueva Zelanda para encontrar montañas tan oscuras e inquietantes como las que describió Savage en su novela. La mayoría de las escenas han sido rodadas cámara en mano para transmitir la inestabilidad emocional de los personajes, brutalmente interpretados por Cumberbatch, Kirsten Dunst y Jesse Plemons. La pena es que semejante lienzo se quede en una pantalla doméstica. Por su densidad y belleza, The Power of the Dog pide pantalla grande.

Etiquetado como: .

Rate it
Anterior entrada