play_arrow

keyboard_arrow_right

skip_previous play_arrow skip_next
00:00 00:00
playlist_play chevron_left
volume_up
  • Portada
  • keyboard_arrow_right Cine
  • keyboard_arrow_right Portada
  • keyboard_arrow_right THE WHALE. La América mórbida según Aronofsky

Cine

THE WHALE. La América mórbida según Aronofsky

María Guerra 4 septiembre, 2022 5


Fondo
share close

El protagonista de The Whale es un hombre de 290 kilos. Se trata de Brendan Fraser, fosilizado en la memoria como el cómico guaperas de George de la Jungla (1997) y La Momia (1999), que borda la fragilidad de su monstruoso personaje:  un profesor de cursos online que afronta sus últimos días de vida – como la ballena del título- varado en su mugriento sofá. Durante dos horas, vemos – y casi olemos – el sudor y las gigantescas pústulas del cuerpo grasiento de este hombre que busca la redención y se deja humillar hasta el infinito con tal de encontrarla. El trabajo protésico y el patetismo le brindarán un Oscar, seguro.

The Whale es un paso coherente, desmesurado hasta la náusea literal, en la perturbadora filmografía de Darren Aronofski.  Tras El Luchador y Cisne Negro, el director retoma la reflexión del cuerpo como campo de batalla contra uno mismo.

 En esta ocasión, el sadismo visual del director te lleva por la senda del misticismo humanista, un abismo de bondad difícilmente comprensible, pero cinematográficamente es imbatible.

Es una película sensorial que utiliza el asco físico como motor espiritual, que evita la reflexión política de Estados Unidos como país que abandona sin remordimiento a los perdedores, entre los que se incluyen los pobres y los que se salen del patrón. Obeso, pobre y homosexual es anatema.

Esta película es la adaptación de la obra de teatro de Samuel D Hunter, también guionista, que vierte aquí el dolor que padeció como adolescente gay en una comunidad religiosa radical. Curiosamente, en lugar de un grito de ira o una queja, el autor construye un personaje vapuleado que se deja martirizar por una hija adolescente – Sadie Sink, la actriz de Stranger Things-. En definitiva, una magistral puesta en escena de una conducta políticamente perversa, ya que busca la aceptación total de la marginación. Una aberración del fanatismo americano, que prefiere mártires antes que ciudadanos libres y felices, sea cual sea su orientación sexual. 

Etiquetado como: .

Rate it
Anterior entrada